El primer día en la vida de un trol

Para las horas en las que nació esto y el estado en el que estaba la cueva cuando se escribió su primera entrada, parece que lo habéis acogido bastante bien. Dos comentarios, uno de un bot y otro mío, dan fe de ello. Quisiera aprovechar esta oportunidad para dar las gracias al Señor WordPress por su colaboración en la primera carta del Trol. Sin usted, nada habría sido posible.

El día de hoy ha transcurrido como se supone que deben transcurrir los primeros días de cualquier proyecto que nazca hoy en día. Entrando en twitter a dar a luz a un nuevo descerebrado -también conocidos como tuiteros, con U, bien españolizao– y enseñando a los amigos lo que acababa de nacer. Un poco como cuando tu mujer pare a tu primer retoño, sólo que en este caso no es necesario que hayas follado en los últimos nueve meses. Es más, seguramente os sorprenderíais de lo común que es el no haberlo hecho. ¿A cuántos actores porno conocéis que lleven un blog? La verdad es que yo no conozco a ninguno que sepa escribir. Digo… ¡NO CONOZCO A NINGÚN ACTOR PORNO!

Cambiemos de tema. No quiero que haya un éxodo masivo a ningún Pornotube desde este blog. El fin de esta entrada no es otro que complementar la de ayer, explicando algo mejor el por qué de todo esto. ¿Lo tiene? Vamos a hacer como que sí. Vale, tú mandas. Eso. BLABLA TROL sólo busca divertir. Por el momento sólo es un blog típico con sus entradas de texto; entradas de esas que las ves y dices: Hosti, tú, ¡vaya parrafada!, pero luego vas leyendo y leyendo y llegas a este punto y dices: ¡Es verdad! ¡Lo dije!, y es cuando ves que ya has leído más de la mitad; y sus comentarios. Pero la intención no es quedarse sólo en cartitas. Si seguís por aquí podréis ir viendo cómo el trol crece y se expande a otros lugares, porque lo hará. ¡Es un TROL, por el amor de Tolkien y David el Gnomo!

En esta cueva parece que todo está tirado por ahí, pero el caos no es más que el orden de lo absurdo. Y esa frase es lo más absurdo que has dicho hoy. ¡Absurdo tú! ¡GAFAPASTA! La verdad es que sí, un poco ñoño sí que ha quedado. Pues eso. Que te calles, que estoy terminando de aclarar todo esto. ¡Pero si no has aclarado nada! Hablo del blog. Ah, es que como tienes unos pantalones en lejía aquí en el baño… ¡¿Y a esta gente qué le importa eso?! ¿Y yo qué sé? Termina, anda.

Os pido perdón por la escena. Supongo que sólo queda daros la bienvenida a la cueva de Blabla Trol. Quedaos por aquí, leed, reíd, aportad. Y aprended a usar el imperativo, de paso, que para algo me he levantado mandón y me he puesto a escribirlos uno detrás de otro. Pasadlo bien, siempre.

P.D.: Lo de aportad es de lo poco que iba en serio en toda la entrada.

P.P.D.: No creáis que lloro por comentarios, es sólo que… No sé. Bah. Mejor no digáis nada.

P.P.P.D.: Tengo que dejar esto de llenar los finales de las cartas de postdatas. Creo que me hace parecer inseguro, ¿no? ¿Voy llamando a la stripper? Tío, que no he terminado. Apaga esa mierda ya y vámonos, que te sobran letras ahí para la pena que das. Ya lo veis, en realidad soy un mandao. ¡Llama, que ya voy!

Anuncios

4 Respuestas a “El primer día en la vida de un trol

    • El trol dará una serie de conferencias sobre sus cartitas en la Universidad de Georgetown. Cartitas a mis fans de Ciudad Jorge. Gracias por su atención.

Alimenta al trol

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s